INICIO SECCIONES ESCRÍBENOS FOROS CONTENIDOS ACCESO NOSOTROS
Secciones
· Home
· Ayuda
· Búsqueda
· Chat
· Contacto
· Contador
· Contenidos
· Descargas
· Encuestas
· Enviar denuncias o noticias
· Lo más leído
· Multimedia
· Nosotros
· Noticias anteriores
· Portátil
· Recomiéndanos
· Secciones
· Tu cuenta
· Web Links

Encuesta
¿Quien es responsable del cambio climatico?

Los paises industrializados
Los gobiernos irresponsables
Las actitudes individualistas
No se



Resultados
Encuestas

votos 24

mapamundi

La Imagen del día

Cambio Climático

Unión Europea

    

Acciones


Síntesis Periodística

Casa de Sierra Nevada

Usuarios
Bienvenido, Anonymous
Nickname
Contraseña
Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

(Regístrate)
Membresía:
Último: Armando
Nuevos Hoy: 0
Nuevos Ayer: 0
Total: 12

Gente en línea:
Visitantes: 1
Miembros: 0
Total: 1

Observatorio

astl.tv

Transgénicos y GDF




El gobierno del Distrito Federal dio a conocer recientemente el “Programa de Protección de las Razas de Maíz del Altiplano Mexicano para el Distrito Federal”, publicado en la Gaceta Oficial del Distrito Federal el 29 de octubre de 2009, en cuya elaboración se contó con la asesoría de José Luis Serratos, investigador de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM).


Esta es una acción contrastante y a contrapelo de la política del gobierno federal, que casi simultáneamente anunciaba el otorgamiento de 22 permisos para la siembra experimental de maíz transgénico en Sonora, Sinaloa, Chihuahua y Tamaulipas, favoreciendo a las multinacionales agroalimentarias Pioneer, Dow Agro Sciences y Monsanto, a las que, además, se subsidia con más de 200 millones de pesos en estímulos fiscales.



Loable sin duda, este programa público estatal a favor de la protección del maíz nativo y en contra de los transgénicos es sin embargo tardío, porque es de señalarse que la prohibición expresa de la siembra de semillas genéticamente modificadas en la ciudad de México ya estaba contenida como lineamiento básico en el Programa General de Ordenamiento Ecológico del Distrito Federal (PGOE-DF) elaborado durante la administración de Cuauhtémoc Cárdenas (1997-2000), aprobado por la Asamblea Legislativa y publicado con carácter de Ley en la Gaceta Oficial del Distrito Federal el 1º de agosto de 2000.



A pesar de contar en la ciudad con tal prohibición desde hace nueve años, hubieron de transcurrir las administraciones de Rosario Robles, Andrés Manuel López Obrador, Alejandro Encinas y la mitad de lo que va del mandato de Marcelo Ebrard, para que se le diera a esta norma legal establecida por el PGOE-DF el carácter de política pública y de programa social; sin embargo, el retraso no es todo el problema – ni siquiera el mayor- al que se enfrenta esta plausible intención oficial, dado que hay factores que son totalmente incongruentes.



La administración de Marcelo Ebrard separó en dos instancias totalmente distintas -hoy descoordinadas si no es que enfrentadas-, las acciones de conservación y manejo de los recursos naturales en el suelo de conservación de la ciudad de México, de las de desarrollo rural; es decir, la producción agropecuaria, como si unas y otras no estuvieran no sólo estrechamente vinculadas, sino que no fueran interdependientes.



Las primeras –de conservación- quedaron bajo responsabilidad de la Comisión de Recursos Naturales (CORENA) dependiente de la Secretaría de Medio Ambiente, y las segundas –de producción- en la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (SEDEREC).



El ejemplo de la descoordinación entre las dos secretarías locales se notó en el acto oficial de presentación del Programa, en el cual la SEDEREC brilló por su ausencia; pero tal descoordinación intersecretarial no es la peor amenaza a esa política pública, si como sociedad civil ambientalista tuviéramos el cuidado no sólo de aplaudir acciones aparentemente positivas del gobierno local -como es ésta de protección del maíz nativo- sino de verdaderamente monitorear con seriedad y a profundidad la forma cómo –pese a los esfuerzos de un buen número de técnicos y personal operativo- ya desde antes de su anuncio formal, se ha venido instrumentando el Programa por parte de la CORENA en las comunidades del sur capitalino.



También habría que conocer y analizar el perfil y la trayectoria curricular de los funcionarios públicos que, a nivel directivo y de coordinaciones regionales, son responsables de esa instrumentación, verificando críticamente desde las Reglas de Operación hasta la forma en que se retrasan, se asignan y se desvían gran parte de estos recursos públicos con fines fundamentalmente de control político electoral y de beneficio caciquil.



Así nos daríamos plena cuenta de que un programa tan plausible como lo es en el papel éste de protección del maíz nativo, se encuentra en manos de funcionarios están lejos, ya no digamos de conocer el tema –lo cual sería mucho pedirles-, sino siquiera de interesarse honesta y comprometidamente en él.



Lejos de esto, entre estos supuestos servidores públicos campea impunemente el burocratismo, la ineptitud y la corrupción: ¡Lástima! ¡Nuestro maíz nativo en manos de Lutero!









Copyright © por IK BALAM Agencia Informativa Por la defensa del medio ambiente, los derechos de los pueblos y contra el cambio climático Derechos Reservados.

Publicado en: 2009-11-22 (744 Lecturas)

[ Volver Atrás ]
Content ©