INICIO SECCIONES ESCRÍBENOS FOROS CONTENIDOS ACCESO NOSOTROS
Secciones
· Home
· Ayuda
· Búsqueda
· Chat
· Contacto
· Contador
· Contenidos
· Descargas
· Encuestas
· Enviar denuncias o noticias
· Lo más leído
· Multimedia
· Nosotros
· Noticias anteriores
· Portátil
· Recomiéndanos
· Secciones
· Tu cuenta
· Web Links

Encuesta
¿Quien es responsable del cambio climatico?

Los paises industrializados
Los gobiernos irresponsables
Las actitudes individualistas
No se



Resultados
Encuestas

votos 24

mapamundi

La Imagen del día

Cambio Climático

Unión Europea

    

Acciones


Síntesis Periodística

Casa de Sierra Nevada

Usuarios
Bienvenido, Anonymous
Nickname
Contraseña
Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

(Regístrate)
Membresía:
Último: Armando
Nuevos Hoy: 0
Nuevos Ayer: 0
Total: 12

Gente en línea:
Visitantes: 1
Miembros: 0
Total: 1

Observatorio

astl.tv

La UNESCO alerta sobre la extinción de las lenguas indígenas

Enviado el Monday, 31 August a las 19:35:04
Tópico: Derechos de los pueblos originarios

* El Instituto de Lenguas Indígenas expresa diferencias con un estudio.
* Algunas variantes van a desaparecer: Atlas Mundial.
* No hay una política de Estado nacional bilingüe y multilingüe.
* Cuatro lenguas de Chiapas desplazan al español.
* Estadísticas apocalípticas, de dimensiones nunca vistas.


Silvia Kajani / IK BALAM
San Cristóbal de las Casas, Chiapas


El náhuatl que se habla en la capital del país y entidades como el Estado de México, Puebla o Tabasco es considerado por la UNESCO un idioma vulnerable y, en algunos casos, en "serio peligro".

En contraste, el maya o el tsotsil, entre otras agrupaciones lingüísticas con más de cien mil locutores, lograron quedar fuera del Atlas de las Lenguas en Peligro en el Mundo, en su edición interactiva de 2009.


Por primera vez se difunden en internet las estadísticas de la institución, donde aparecen listadas dos mil 598 lenguas, de Afganistán a Yemen.


Según este estudio, 943 mil 626 mexicanos que hablan seis variantes del idioma náhuatl "de un total de 30" lo han restringido o no lo transmiten a las nuevas generaciones.


La cifra representa alrededor del 70 % del casi millón y medio de hablantes de náhuatl, la segunda lengua más usada después del español.


Estos focos de alerta se prendieron desde hace tiempo, recordó Francisco Barriga, quien encabeza la Dirección de Lingüística del INAH y es una tendencia con escasas posibilidades de revertirse mediante campañas como la del gobierno del Distrito Federal (GDF) para que sus funcionarios aprendan el idioma.


"No creo que por decreto la gente emita oficios en náhuatl. Podrán servir estas campañas en la medida en que las personas cobren conciencia del idioma, pero difícilmente en la ciudad vamos a reimponer el náhuatl como lengua oficial", advirtió.


Para el escritor nahua Natalio Hernández, esos programas se inscriben en una política "asistencialista".


"Lo que necesitamos es una política de Estado bilingüe y multilingüe para todo el país, de manera que el náhuatl se estudie en el Valle de México por todos los mexicanos. Lo mismo en Yucatán: que el maya se enseñe a todos los yucatecos, desde el nivel escolar, y lo mismo con otras lenguas originarias".


El Atlas, de consulta gratuita y del cual próximamente circulará su versión impresa, considera una lengua en peligro cuando inicia el camino hacia la extinción, es decir cuando sus hablantes dejan de usarla, la emplean en cada vez menos ámbitos y no la transmiten de una generación a otra, como se lee en el documento del organismo que analiza la "Vitalidad y peligro de desaparición de las lenguas", suscrito por un equipo de once expertos.


Fernando Nava, director del Instituto Nacional de las Lenguas Indígenas (INALI), asegura que la variante del náhuatl central, con 395 mil hablantes e inscrita por la UNESCO en la categoría de lengua vulnerable, no se encuentra en esa condición.


"Imposible. Hay un error. Una variante que en México se reporte con más de 300 mil hablantes no se puede considerar en riesgo de desaparición, a menos que los criterios de la UNESCO asumieran que, si tiene menos de un millón, está en riesgo. En ese caso ninguna lengua del País estaría a salvo".


Si bien el número de locutores es un factor a considerar, el Atlas definió nueve elementos que, aplicados de manera conjunta, permiten valorar la condición de los idiomas. Esos factores incluyen la transmisión de una lengua de una generación a otra, la proporción de hablantes en la población, la respuesta ante los nuevos medios y los niveles de alfabetización.


Nava comentó que el INALI aportó especialistas para la elaboración del Atlas, pero no coincide tampoco en clasificar en situación vulnerable el náhuatl de la huasteca, que en el estudio de la UNESCO aparece con 463 mil locutores.


"Las variantes del náhuatl que corresponden a la Huasteca, de acuerdo con nuestra propia catalogación, no las consideramos en riesgo de desaparición, por un lado por su numero de hablantes y por otro lado porque hay evidencia de que la lengua se está transmitiendo de una generación a otra".


Pero más que polemizar con la institución mundial, el director del INALI dice que se requieren "acotaciones", por ejemplo en el caso del maya, no incorporado al Atlas.


"Lo que nosotros podríamos acotar, no necesariamente entrar en una pelea o una discrepancia al cien por ciento, es que lenguas como el maya, hablada históricamente en Quintana Roo, Campeche o Yucatán, ha mostrado en los últimos censos un decremento en la población infantil, es decir ya comienza a ser perceptible que los padres están dejando de hablarle en maya a sus hijos, se está haciendo más amplia la brecha transgeneracional entre hablantes y no hablantes".


Si prosigue esa tendencia, auguró, el maya no se hablará en 100 años.


En cambio existen lenguas tan vitales, que ya comenzaron a desplazar al español, como el tseltal, el tsotsil, el chol o el tojolabal, todos de Chiapas.


El movimiento de Ejército Zapatista de Liberación Nacional fue un factor decisivo, apuntó Nava al hacer eco de varios análisis.


"Despertó una toma de conciencia, reposicionó a las poblaciones indígenas y tuvo, entre otras repercusiones, el fortalecimiento lingüístico".




 
Focos de alerta


México se ubica entre los países con más número de lenguas en peligro, según la UNESCO, al contabilizar 144 idiomas en distintas categorías. Seis variantes del náhuatl se incluyen en el Atlas, con diverso grado de riesgo:

(*Las cifras corresponden al número de hablantes)

En situación crítica

Tabasco Náhuatl - 434

Tabasco: Cárdenas y Comalcalco.


Seriamente en peligro


Náhuatl del occidente - 1,041

Michoacán: Pómaro y otras localidades en Aquila.

Nayarit: Acaponeta y El Nayar.

Durango: Mezquital.

Colima: Armería, Ixtlahuacán, Tecoman y otros lugares.

Jalisco: Cuauhtitlán de García Barragán.


En peligro


Náhuatl de la Sierra de Puebla - 57,189

Puebla: Chilchotla, Chichiquila, Ixtacamaxtitlán, Ahuacatlán, Aquixtla, Chignahuapan, Tepetzintla, Zacatlán y otras localidades.


Vulnerable


Náhuatl central - 395,581

Distrito Federal: Milpa Alta y otros lugares del sur.

Estado de México: Tianguistenco, Jalatlaco, Coyotepec y Huehuetoca, entre otros.

Tlaxcala: Chiautempan, Mazatecocho, Contla y otros lugares.

Puebla: En sitios como Atlixco y Huejotzingo.

Hidalgo: Se concentran en Acaxochitlán y Pahuatlán.

Veracruz: Rafael Delgado y Zongolica.

Oaxaca: Teotitlán.


Náhuatl de la Huasteca - 463,183

SLP: Tamazunchale, Cuatlamayán, Coxcatlán y otros sitios.

Veracruz: Platón Sánchez, Chicontepec, Álamo, y otros.

Puebla: Francisco Z. Mena

Hidalgo: Tepehuacán de Guerrero, Huautla, Yahualica, Xoxiatipan, Tianguistengo, Zacualtipan y Metzquititlán.



Náhuatl del Istmo - 26,632

Veracruz: Mecayapan, Pajapan y otros lugares.


En situación crítica


Awakateko: 3

En Champotón, Campeche.

Ayapaneco: 8

Jalpa de Méndez, Tabasco.

Kiliwa: 56

En Ensenada, Baja California.

Mayo: 32,869

Cajeme, Etchojoa, Huatabampo, Navojoa y otros sitios de Sonora, también en Guasave, Sinaloa.


Seriamente en peligro


Jakalteko: 504

Ciudad Cuauhtémoc, Chiapas.

Mam: 7,977

Mazapa de Madero, Amatenango de la Frontera, Bejucal de Ocampo, Comalapa, Huehuetán y Mototzintla, entre otros sitios de Chiapas. También se habla en Othón P. Blanco, Campeche.

Olulteca: 60

Oluta, Veracruz.

Paipai: 226

Ensenada, Baja California.San Sebastián de las Grutas, Oaxaca.


En peligro


Mazahua de occidente: 27,037

Zitácuaro, Michoacán.

Otomí del Mezquital: 88,789

Ajacuba, Ixmiquilpan, San Bartolo Tutotepec y Zempoala, en Hidalgo.

Totonaco de Papantla: 49,748

Cazones, Coatzintla, Espinal, Papantla, Tecolutla y Tihuatlán, en Veracruz.

Zapoteco serrano del sur: 164

San Sebastián de las Grutas, Oaxaca.


Vulnerable


Huichol: 35,724

Mizquitic y otros localidades de Jalisco. También en El Nayar, La Yesca, San Blas y Santiago Ixcuintla, en Nayarit y en el Mezquital, Durango.

Tarahuamara del Norte: 10,031

Bocoyna, Cariachi, Cuauhtémoc, Guerrero, Nonoava y San Francisco Borja, en Chihuahua.

Seri: 518

Hermosillo y Pitiquito, en Sonora.

Yaqui 11 mil 806

Guaymas, Bacum, Cajeme, Empalme y San Ignacio Río Muerto, Sonora.


Muere una lengua cada dos semanas

En otras palabras, las cifras de la UNESCO son apocalípticas: muestran una extinción lingüística de proporciones nunca vistas, refiere Francisco Barriga, director de Lingüística del INAH.

En el texto "Ante el quebranto de las lenguas indígenas americanas" expone que se extingue una lengua cada dos semanas, es decir 26 al año.

"Este ritmo de desaparición implica que, durante el presente siglo se perderá el 50 por ciento de las lenguas habladas en la actualidad".

El 96 por ciento de la población mundial se comunica utilizando el 4 por ciento de las lenguas. Es decir que la mayoría de las lenguas del planeta son minoritarias, plantea.

No basta con documentar las lenguas que se pierden ni tratar la mortandad de las mismas con la "frialdad de los enterradores profesionales" -escribe-, tampoco pretender que las asociaciones de expertos, instituciones y políticas lingüísticas sean apolíticas, pues las lenguas no se pueden desvincular de sus hablantes.

"La única manera de mejorar la situación de las lenguas en peligro es mejorando el bienestar social de sus hablantes, sus condiciones sanitarias, arraigándolos, otorgándoles plenos derechos políticos, insertándolos decididamente en los sistemas educativos, y fortaleciendo su actitud ante sus culturas y sus lenguas".

 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Derechos de los pueblos originarios
· Noticias de ikbalam


Noticia más leída sobre Derechos de los pueblos originarios:
La geografía de la exclusión étnica


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.5
votos: 2


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible