INICIO SECCIONES ESCRÍBENOS FOROS CONTENIDOS ACCESO NOSOTROS
Secciones
· Home
· Ayuda
· Búsqueda
· Chat
· Contacto
· Contador
· Contenidos
· Descargas
· Encuestas
· Enviar denuncias o noticias
· Lo más leído
· Multimedia
· Nosotros
· Noticias anteriores
· Portátil
· Recomiéndanos
· Secciones
· Tu cuenta
· Web Links

Encuesta
¿Quien es responsable del cambio climatico?

Los paises industrializados
Los gobiernos irresponsables
Las actitudes individualistas
No se



Resultados
Encuestas

votos 23

mapamundi

La Imagen del día

Cambio Climático

Unión Europea

    

Acciones


Síntesis Periodística

Casa de Sierra Nevada

Usuarios
Bienvenido, Anonymous
Nickname
Contraseña
Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

(Regístrate)
Membresía:
Último: Armando
Nuevos Hoy: 0
Nuevos Ayer: 0
Total: 12

Gente en línea:
Visitantes: 3
Miembros: 0
Total: 3

Observatorio

astl.tv

Suicidio climático

Enviado el Monday, 09 July a las 00:00:00
Tópico: Colaboraciones

* Las implicaciones son mucho más que sólo climáticas.
* Se impone la ganancia como verdad única.
* Enfrentamos las consecuencias, incluidos los causantes.
* Poblaciones indígenas y campesinas tratan de vivir diferente.



Hermann Bellinghausen / La Jornada / IK BALAM
San Cristóbal de las Casas, Chiapas





Las implicaciones del cambio climático son mucho más que sólo climáticas. Propician, o debieran hacerlo, un cambio en la mentalidad occidental, que siendo la que domina el planeta, impone en las periferias su verdad única: la ganancia.


Hoy todos enfrentamos las consecuencias, incluso los poderes causantes del trastorno ambiental. Y no obstante, ellos siguen perdiendo el tiempo, como si quedara mucho antes del previsible incremento de catástrofes. Su inercia (¿la nuestra?), que se antoja estúpida, garantiza la parálisis más allá de sus inútiles cumbres.


Durante siglos, las civilizaciones humanas consideraron natural la esclavitud. Ahora existe la conciencia universal de que tener esclavos es inhumano; no quita que existan más que nunca, pero sabemos que esclavizar es una maldad, no derecho natural de nadie.


Ese es un cambio de mentalidad, como el que ahora pugna por prevalecer respecto del clima y sus precipitados cambios, no sólo por imperativos morales, sino los más urgentes de sobrevivencia.


No debiera extrañarnos que los beneficiarios de una depredación que ya desequilibró a la naturaleza en su conjunto habiten en naciones capaces de conservar reyes y princesas (salvo el excepcionalismo de Estados Unidos, su producto más acabado).


Para colmo, su tiranía económica monopoliza lo que democracia significa, aunque las metrópolis se enfrasquen en discusiones, que bien merecen llamarse bizantinas, sobre los fenómenos que transforman aceleradamente la vida como la conocemos los humanos, y el resto de animales y plantas.


Ciertamente se desarrolla un pensamiento crítico, no sabemos si de suficiente contrapeso. Los lectores de La Jornada estamos familiarizados con las corrientes alternativas gracias a las persistentes colaboraciones de Silvia Ribeiro, Iván Restrepo y la información de reporteros como Angélica Enciso.


Pero los que invierten, deciden, imponen, lucran y mandan, piensan de otro modo. Y no por irracionales. Manipulan diversos racionalismos con el fin de mantener el control, y convencen a sus propias sociedades avanzadas de que no queda más remedio que seguir así, aún a costa de ciertas libertades democráticas (que serían suspendidas temporalmente).


Los irracionales somos los otros, los de pensamiento mágico, populismo, atraso, dogmatismo ideológico.


En buena parte de América Latina, vastas poblaciones indígenas y campesinas tratan de vivir diferente. Pero los gobiernos periféricos –el de México es un superlativo ejemplo– sólo obedecen las líneas de arriba (y se llevan su tajadita).


No reflexionan por sí mismos, repiten la voz del amo, que a su vez alquila medios, investigadores y legisladores para darse la razón. Si el cuento es rentar carbono, pues como los loros, y que nos paguen por indultar unos cuántos arbolitos en la Lacandona mientras por allá enmierdan (y por acá salpican) el aire, el suelo y el agua con su nunca limpio mercado.


La agricultura indígena y campesina, según La Vía Campesina, es la solución que puede enfriar el planeta, pues tiene la capacidad de absorber o prevenir hasta dos tercios de los gases de efecto invernadero que se emiten cada año.


Con un mínimo impacto ambiental, estos pueblos producen la mitad de los alimentos del mundo, y sin embargo ocupan sólo 20 % de las tierras agrícolas o cultivables a escala mundial. Sin embargo, todo apunta a desaparecerlos.


La inflexión climática es un desafío mayor. No es cosa de salvar unos osos polares que de cuándo acá nos han importado. Malcolm Bull, autor del polémico Anti-Nietzche (Verso, 2011) apunta en London Review of Books (24 de mayo): La ética climática no es moralidad aplicada, sino moralidad descubierta, un capítulo nuevo en la educación moral de la humanidad.


Siguiendo la pista de Stephen Gardiner en La tormenta moral perfecta: la tragedia ética del cambio climático (Oxford, 2001), el filósofo británico reseña con irritante racionalismo las otras explicaciones científicas del inevitable cambio atmosférico, aquellas que eximen al poder humano.


Nos recuerda también que en la lógica occidental moderna el mundo pertenece a la generación presente. Las siguientes, que se jodan. El pasado (la Historia) fue generoso (con las oligarquías). El presente lo es. ¿Para qué moverle? El futuro era un invento leninista, y ya ven cómo acabó.


Para Bull, las ciencias climáticas abonan una nueva conciencia de que nuestras acciones se revierten amplificadas y nos obligan a establecer una conexión moral con sus consecuencias. Nada que no supieran ya los pueblos indígenas: la Tierra no nos pertenece, la tenemos de encargo para los que vienen.


El capitalismo piensa al revés: la Tierra es mía, la compro, vendo, perforo, pavimento o enveneno para sacarle jugo. El cambio climático augura nuevas ganancias. Ya lo describía Naomi Klein en La doctrina del shock.


Aún con el planeta en riesgo real, los desastres son negocio para alguien más, si lo seguimos permitiendo.



 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Colaboraciones
· Noticias de ikbalam


Noticia más leída sobre Colaboraciones:
Tabasco: reconstruir el Paraíso


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Tópicos Asociados

Colaboraciones