INICIO SECCIONES ESCRÍBENOS FOROS CONTENIDOS ACCESO NOSOTROS
Secciones
· Home
· Ayuda
· Búsqueda
· Chat
· Contacto
· Contador
· Contenidos
· Descargas
· Encuestas
· Enviar denuncias o noticias
· Lo más leído
· Multimedia
· Nosotros
· Noticias anteriores
· Portátil
· Recomiéndanos
· Secciones
· Tu cuenta
· Web Links

Encuesta
¿Quien es responsable del cambio climatico?

Los paises industrializados
Los gobiernos irresponsables
Las actitudes individualistas
No se



Resultados
Encuestas

votos 24

mapamundi

La Imagen del día

Cambio Climático

Unión Europea

    

Acciones


Síntesis Periodística

Casa de Sierra Nevada

Usuarios
Bienvenido, Anonymous
Nickname
Contraseña
Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

(Regístrate)
Membresía:
Último: Armando
Nuevos Hoy: 0
Nuevos Ayer: 0
Total: 12

Gente en línea:
Visitantes: 4
Miembros: 0
Total: 4

Observatorio

astl.tv

Se frustran los incentivos climáticos

Enviado el Wednesday, 21 November a las 20:47:03
Tópico: Cambio climático

* La Organización de las Naciones Unidas quiso desacelerar ese fenómeno.
* La entidad estableció lo que parecía ser un sistema sensato.
* Los gases de invernadero con poder para calentar la atmósfera.
* Países en vías de desarrollo no reducen sus emisiones.




 

Elizabeth Rosenthal / Andrew W. Lehren / NYT / IK BALAM
Ranji Najar, India



Donde la Organización de las Naciones Unidas (ONU) imaginaba una reforma medioambiental, algunos fabricantes de gases que se utilizan en el aire acondicionado y la refrigeración, vieron una lucrativa oportunidad de negocios.


Pronto se dieron cuenta de que podían ganar un crédito de carbono al eliminar una tonelada de dióxido de carbono; pero más de 11 mil créditos con simplemente destruir una tonelada de un gas residual poco conocido que normalmente se despide durante la manufactura de un gas refrigerante ampliamente utilizado, debido a ese producto derivado tiene un enorme efecto de calentamiento global.


Los créditos se podían vender en los mercados internacionales, lo cual redituaba decenas de millones de dólares al año. Entre los compradores figuran centrales eléctricas que necesitan compensar las emisiones que exceden los límites europeos, países que adquieren compensaciones para cumplir con el Protocolo de Kyoto y algunas compañías conscientes del medioambiente que compensan su huella de carbono de forma voluntaria.


Ese incentivo ha impulsado a las plantas en el mundo en desarrollo a no sólo elevar su producción del gas refrigerante, sino también a mantenerla alta. Desde el 2005, las 19 plantas beneficiarias de los pagos del gas residual han obtenido abundantes ganancias con un negocio improbable: producir más gas refrigerante dañino para recibir un pago por destruir el producto derivado de él.


La alta producción mantiene los precios del gas refrigerante irresistiblemente bajos, lo cual disuade a las compañías de aire acondicionado de cambiar a gases alternativos menos dañinos. Eso significa, afirman los críticos, que los subsidios de la ONU diseñados para mejorar el medio ambiente en lugar de eso crean su propio daño.


La ONU y la Unión Europea tratan de deshacer esta bonanza no intencional a través de nuevas reglas y una prohibición absoluta; pero China y India, donde se encuentra la mayor parte de las 19 fábricas, se han resistido férreamente.


Los fabricantes están acostumbrados a un flujo de ingresos que en algunos años representaba la mitad de sus utilidades. Las ganancias por los subsidios han aumentado su influencia. Muchos expertos temen que si no se les paga a los fabricantes por destruir el gas residual, conocido como HFC-23, simplemente volverán a liberarlo a la atmósfera.


Indignada por los pagos, la UE ha anunciado que a partir de 2013, ya no aceptará los créditos por eliminar el gas residual de compañías en su sistema de comercio de carbono.


Asimismo, la ONU está reduciendo el número de créditos que las compañías de refrigerantes pueden recibir en futuros contratos; sin embargo, los detractores señalan que la agenda de pagos modificada sigue siendo excesiva, ya que el subsidio es gobernado por contratos a largo plazo, muchos de los cuales no vencen hasta dentro de varios años.


El comercio de carbono se ha vuelto tan esencial para compañías como Gujarat Fluorochemicals Limited, propietario de una planta de refrigerantes en este remoto rincón del estado de Gujarat en el noroeste de India, que los créditos de carbono figuran como negocio en el sitio de la empresa en internet.


Cada planta probablemente ha ganado, en promedio, entre 20 millones y 40 millones de dólares al año con simplemente destruir el gas residual, dice David Hanrahan, director técnico de IDEAcarbon, firma de consultoría líder en el mercado de carbono. Dice que los ingresos son "en gran parte ganancias puras".


Algunos productores chinos han indicado que si los pagos cesaran, soltarían el gas al cielo. Tal acción es ilegal en la mayoría de los países desarrollados, pero permitida en China e India.


Desde que comenzó el programa de la ONU, el 46 % de todos los créditos ha sido otorgado a las 19 fábricas de refrigerantes, en Argentina, China, India, México y Corea del Sur.


Destruir el gas residual es barato y sencillo, pero es difícil saber cuánto ha ganado una compañía en particular por hacerlo, ya que el precio de mercado de los créditos de carbono ha variado considerablemente según la demanda, y pueden ser vendidos con descuento a través de contratos de futuros.


La producción de refrigerantes era impulsada a tal grado por lo atractivo de los créditos de carbono por el gas residual que en los primeros años, más de la mitad de las plantas operaban sólo hasta que hubieran producido la máxima cantidad de gas elegible para el subsidio de los bonos de carbono, para luego cerrar durante el resto del año, señalaron reportes de la ONU.


Las plantas también empleaban procesos de manufactura ineficientes para generar la mayor cantidad de gas residual posible, manifestó Samuel LaBudde, de la Agencia de Investigación Medioambiental, organización con sede en Washington que durante mucho tiempo ha encabezado una campaña contra lo que LaBudde calificó como "un subsidio increíblemente perverso".


Michael Wara, profesor de derecho en la Universidad de Stanford, en California, ha calculado que en los años en que los créditos de carbono se comercializaban a precios altos y el refrigerante era barato debido a la sobreoferta, las compañías ganaban casi el doble por los bonos que por producir el refrigerante mismo.


La ONU, al reconocer la tentación para las compañías de incursionar en el lucrativo negocio, se ha negado desde el 2007 a otorgar créditos de carbono a fábricas nuevas que destruyen el gas residual. Y en noviembre pasado, anunció que en las renovaciones de contratos, las fábricas pueden recibir créditos por gas residual equivalente a sólo el 1 por ciento de su producción de refrigerantes, comparado con el 3 por ciento anteriormente.


Incluso con estos ajustes, los créditos por destruir el gas residual este año siguen siendo el tipo más común en el sistema de la ONU, que recompensa a las compañías por reducir todo tipo de emisiones que contribuyen al calentamiento.


El 18 % de los créditos en el 2012 se destinarán a las 19 plantas de refrigerantes, comparado con el 12 % a 2 mil 372 plantas de energía eólica y el 0.2 % a 312 proyectos solares por las emisiones de dióxido de carbono que se evitan con la energía limpia que producen.


LaBudde señaló que esperaba que nadie comprara estos créditos "tóxicos" que "no tienen un lugar en los mercados de carbono" y que rápidamente desaparecieran.


En su reporte anual más reciente, Gujarat Fluorochemicals reconoció que sus créditos de carbono "tal vez no tendrán un mercado significativo" a partir del próximo año porque las compañías europeas han sido sus compradores principales.


Pero mientras cambia el factor económico, una gran pregunta medioambiental sigue: sin ninguna forma de aliciente, ¿continuarán compañías como Gujarat Fluorochemicals destruyendo el gas residual HFC- 23?


Un pequeño número de fábricas de refrigerantes en China que no tenía derecho a los créditos de carbono de la ONU ya expulsa libremente esta peligrosa sustancia química al aire. Y los niveles atmosféricos van en rápido ascenso.


 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Cambio climático
· Noticias de ikbalam


Noticia más leída sobre Cambio climático:
Factores climáticos afectan precios de los alimentos


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Tópicos Asociados

Cambio climático