Misión Comanjilla es un Oásis en el Bajío
Fecha Wednesday, 01 July a las 00:00:00
Tema Turismo / Ecoturismo



* Elegancia, quietud y silencio en un punto geográfico sin igual en el país.

*Al visitante lo aguardan el temascal, el spa, albercas, alimentos sanos y otras maravillas.

*Del subsuelo de una antigua colonial hacienda brotan aguas termales curativas.

*En este paraíso hay que ir a relajarse, salir de la tensión y el estrés habituales.

*Para ello, hay que conocer este inigualable lugar cercano a León, Guanajuato.

 

Carmen Lila Romero  /  IK BALAM

Comanjilla, Gto.




A pocos minutos de la ciudad de León, y a solamente cincuenta kilómetros de la capital del estado de Guanajuato, encontramos un paraíso escondido en el que, apacible, la vida crece y reverdece, porque el hotel Misión Comanjilla es un lugar ideal para aquellos que buscan reposo y serenidad.

 


Entre colinas suaves y pendientes bordeadas de pasto, rodeada de hermosos y extensos jardines, la que fue una antigua hacienda colonial posee manantiales de aguas termales que, por sus cualidades terapéuticas y sanadoras, se utilizan desde tiempos prehispánicos.

 


Con casi medio siglo de existencia –fue alojamiento para el reposo del equipo que representó a la República Federal Alemana en el Campeonato Mundial de Futbol de 1970-, el hotel cuenta con 155 habitaciones elegantes y silenciosas.




Desde aquella época -cuando los cristales biselados de las habitaciones aún decían “Hotel Comanjilla”-, éstas fueron diseñadas para brindar el mayor descanso a los visitantes, y por supuesto, así tener al alcance, en total comodidad y privacidad, los beneficios maravillosos de las aguas termales de su subsuelo.

 


El líquido brota de más de cuarenta manantiales originados en una falla volcánica que atraviesa la Sierra de Guanajuato, cuyas propiedades terapéuticas son efectivas para curar enfermedades reumáticas, musculares y nerviosas, entre muchas otras.

 


En el spa instalado a un costado de donde salen los efluvios curativos, se ofrecen esos beneficios del agua termal, paralelos a diversos tratamientos y masajes capaces de rejuvenecer y  sanar a cualquier mortal.



Las antiquísimas aguas termales de Comanjilla -al pie del cerro de las Calderas-, nombre proveniente de la raíz náhuatl "Comanja", que significa congregación de tribus, transformaron sus orígenes, para convertirlo en el actual espacio de esparcimiento hace cerca de cien años.


Está en una altiplanicie donde se alternan los valles con las montañas, por lo que el paisaje es indudablemente hermoso, con una red importante de ríos, lagos y manantiales y un clima templado ideal para nadar.


Debido a la falla geológica que cruza por la Sierra de Guanajuato, existen escurrimientos de agua que forman una cuenca subterránea y una fuente calorífica, aproximadamente a quinientos metros de profundidad de la corteza terrestre.

 


Las aguas ígneas pasan por fracturas y chocan con barreras naturales provocando zonas de geiser, dando como resultado líquidos termales ricos en minerales que, para muchas personas, resultan imprescindibles en sus tratamientos medicinales.



Esto se debe a que la hidrografía de Comanjilla posee un alto contenido en minerales, utilizados como medio terapéutico en baños, inhalaciones, irrigación, calefacción y salen aproximadamente a 99° centígrados.




Para su utilización, el agua debe enfriarse, ayudando así a la relajación del cuerpo y a la oxigenación de los tejidos, mejorando el metabolismo, y facilitando un mejor funcionamiento del organismo.

 

 



Y como hay para el gusto de todos, el hotel Misión Comanjilla –con albercas de aguas termales en medio de su construcción- proporciona excelentes servicios en sus dos restaurantes, con platillos ricos y saludables, atendidos personalmente por su Cheff Pablo Revuelta y que deben disfrutarse antes de un masaje o hidromasaje, haciendo uso del temascal, construido encima del manantial, el cual está constantemente lleno de vapor.

 



Ahí se realizan rituales para la sanación física y espiritual, en medio de una experiencia nueva y agradable, puesto que el vapor también ayuda a abrir los poros de la piel y eliminan así las toxinas por los elementos que proporciona el barro natural.



A un costado de ese lugar está el cerro de la Caldera y, del otro lado, el bosque de árboles enormes, frondosos y verdes, en las cercanías de Silao, León, a dos horas de Querétaro y a cuatro de la capital del país.

 


Este lugar es ideal, e incluye en su visita sesiones de yoga, jacuzzi y otros ingredientes para la salud, lo necesario para relajarse en compañía de familia y amigos, además de que, también, hay salones para reuniones y congresos.



El personal  estará al pendiente de las acciones en las distintas dinámicas, y Edith Pérez, de Ce-Kalli Temazcal & Spa, cumplirá cualquier deseo de los huéspedes interesados en esa temática, de una experiencia holística termal, como yoga, acuayoga, acuaerobics, meditación, danza y cine familiar.



Para ser felices en ese ambiente natural, recóndito e irrepetible, basta tomar contacto con Alfonso Villalobos en la coordinación de actividades del hotel Misión Comanjila, olvidarnos del resto del mundo, preguntar en ventascomanjilla@hotelesmision.com.mx, y, sin mayores trámites, emprender viaje al fértil y paradisiaco Bajío guanajuatense.


 

 FAM HOTEL MISIÓN COMANJILLA 







Este artículo proviene de IK BALAM Agencia Informativa Por la defensa del medio ambiente, los derechos de los pueblos y contra el cambio climático
http://www.ikbalam.org

La dirección de esta noticia es:
http://www.ikbalam.org/modules.php?name=News&file=article&sid=478